domingo, 17 de enero de 2010

En el blanco


La nave rebosaba de actividad frenética. Al comenzar la secuencia de lanzamiento, la voz femenina e impersonal de la computadora central se oyó por todos los altavoces: “diez… nueve…”. Todos los encargados ocupaban sus puestos y en sus caras se reflejaba la tensión del momento. En el centro de mando, la consola parecía una feria de luces. “Seis… cinco…”. El capitán miraba inquieto el horizonte, tratando de saber si la misión de vital importancia se completaría con éxito. El encargado del botón de lanzamiento sudaba. “Tres… dos… uno…”. Y ocurrió. Un cohete de propulsión a chorro salió disparado hacia el objetivo; todos contuvieron la respiración. Cuando el radar confirmó el acierto en el blanco, muchos vítores estallaron al unísono: ¡habían logrado fecundar al óvulo!




Imagen (fragmento) que acompaña Cabina de un transbordador espacial en:

9 comentarios:

Míkel F. Deltoya dijo...

¡Wow!... que texto tan más completo :D, me ha fascinado, buenas tardes, he dado con este blog, y vine solo a curiosear, jeje vaya manera de, fecundar a un ovulo, metaforicamente...
saludos, desde el norte de México

te invito y puedas pasarte a mi blog, http://versosdefenix.blogspot.com

enhorabuena

xau

Lena dijo...

Jajaja! Twin!!! Está lo máximo!!! *Carcajada loca*
Ya regresa el mundo de los vivos por piedat que tengo mucho que contarte!!!

Besos de tamarindo con chile! 'ora pa' la gastritis!

Paloma Zubieta López dijo...

¡Bienvenido, Míkel! Qué bien que te gustó y espero que sigas curioseando por acá. Ya me daré una vuelta por tu espacio en cuanto pueda, un abrazo desde el DeFectuoso.

*carcajada atragantada y madrugosa* Nomás, tú y yo, Twin, me cae. Ya estoy volviendo y poniéndome al día, sólo que tengo hartos pendientes pero no te me olvidas, ¡ya vooooy! Me encanta el tamarindo, pero que no pique mucho, jiji. *Besos de chamoy* (pa' acompañar el mood) *carcajada salivosa*

Máximo Ballester dijo...

Ja ja ja!!! Me encantó! Precioso, Paloma! Y qué ritmo tiene. De despegue, de centro en el blanco. Ahora empieza otra cuenta, una más larga.
Un beso y un abrazo.

Paloma Zubieta López dijo...

Máximo querido: dejémonos de cuentas, que ando ligeramente sarcástica estos días *carcajada*; gracias por pasar, como siempre y muchos besos.

Ivanius dijo...

En la otra estación, la fiesta se detuvo tiempo después al sonar el timbre del puente de mando. Ni un solo ruido interrumpió el suspiro con que la teniente de guardia colgó el auricular.

De inmediato, y en posición de firmes, toda la tripulación sintió emerger un regimiento de gemelos.

La mitosis había comenzado.

Paloma Zubieta López dijo...

Don Ivanius: ¡sabía que eran gemelos! *carcajada* Me encantan sus finales... chanchibeso.

Pelusa dijo...

Jajaja! Eso es un buen final a lo O’Henry!!!
Me encanto!
Mision lograda, Palomita!

Paloma Zubieta López dijo...

¡Diste en el blanco, Pelusilla! (pero no de ese al que hacía referencia la misión, aclaro). Ando inventándome cosas un poco exóticas, pero eso sí, me divierto mucho... abrazos cariñosos de acá.