lunes, 26 de enero de 2009

Donde no pueden alcanzarme

A media luz, me fui cantando mientras jugaba al equilibrio sobre la línea del horizonte colgada del Segundo piso. No pude dormir y navegué durante días sin tener noción de las direcciones ni los puntos cardinales. Ahora, entre los restos del desastre, me despierto un poco adolorida, debe ser el exceso de ejercicio. A mi lado yacen los sueños rojos de ayer y los blancos deseos de mañana; inconmovibles, esperan a que ella vuelva para lavarlos y ponerles el almidón. Las sillas están desordenadas, alguien las dejó ahí como prueba de que se usaron mientras -¡qué contradicción!- el horno rebosa de comida por degustar, en señal de que nadie ha pasado por aquí. Casiopea está frente a mí y parece que me guiña un ojo. No pienso seguirla mientras no vuelva a comprar flores para adornar aquella esquina gris, no vaya a ser que también el reloj se me descomponga.
El tiempo se ha detenido por efecto de la gravedad. Han procurado explicarlo en el noticiero de las ocho, pero parece que ni ellos mismos entienden y la nota periodística termina en cachondeo. Como ya es costumbre, nadie se fija y todos siguen pegados a la caja super-mega-extra-plana de tecnología de enésima generación de la que sale luz, además de idioteces al por mayor. Como los astrónomos tengan razón y las transmisiones sean un puente de comunicación con civilizaciones extraterrestres, ya valimos; a mí en lo personal me dará verguenza que alguien las vea o las oiga: es una terrible carta de presentación que hárá cualquier cosa menos demostrar nuestro intelecto, si es que existe.
Te tengo los martes y ya con eso me conformo. Si te pidiera más, sería un abuso. Además, no puedo pedirte peras, sólo manzanas pues te pones tiquismiquis y me das un discurso darwiniano para probar que eso de los injertos es funcional, pero no cambia nada en absoluto, la selección sigue su curso. Lo peor es que los lunes y los miércoles los tengo ocupados, los jueves avanzo en otras direcciones y los viernes son mortales. Y ya que estamos en esas, te aviso que los sábados procuro dormir y los domingos me voy al mercado a por las peras que no me das.
De pronto miro el reloj y me doy cuenta de que era el conejo blanco al que seguí hasta esta madriguera, pensando que se me había hecho tarde. Debe ser por eso que estoy donde nadie puede alcanzarme. Si me encuentro a la despiadada Reina de Corazones, les pediré su ayuda para salir de aquí porque el ser pintora de brocha gorda, nomás no se me antoja por el momento.

18 comentarios:

EL.ESKRIBIDOR dijo...

Hola solo saludarte:
He de decirte que para mi tu escrito, que valla por delate que me ha gustado mucho, es un excelente ejemplo de cómo escribir de nada, y el merito en mi opinión se aya en el hecho, del austero manejo que haces del idioma, que despierta la curiosidad por descubrir, como solucionas el problema creado en la frase anterior con el planteamiento del siguiente, y así hasta que llegado el final, tienes la sensación de que falta algo y concluyes admitiendo que te ha gustado, y la realidad no es otra que resulta corto.
Paz y Libertad, amiga Paz y Libertad

Paloma Zubieta López dijo...

¡Hola Eskribidor! Me gusta lo que has dicho porque me sorprende, pues pienso que sí digo pero no soy una fuente confiable porque no tengo objetividad... ¡jeje! Siéntete bienvenido por aquí siempre, un abrazo y gracias por tu comentario y sip, Paz y Libertad.

Chimichambo dijo...

Hola, Paloma! Reconozco que, al igual que el comentarista que me precede, no tengo ni idea de qué es lo que estás diciendo en este texto (soy un alcornoque irremediable en lo que al lenguaje poético y metafórico se refiere), pero me gusta igualmente, por las imágenes que sugiere y/o evoca, además de las referencias a Momo y Alicia, dos de mis personajes literarios "infantiles" favoritos.
saludos mil!

Mara Jiménez dijo...

En uno de esos viajes debemos de ir a buscar las ciruelas que nos darán los sauces llorones en un berrinche mayúsculo. Lo correcto debería de ser buscar al conejo siempre y asomar la naríz de cuando en cuando, los lunes de preferencia, para buscar algo en el horno rebosante, y volver a huir a buscar todas las delicias del mundo al revés.

Paloma Zubieta López dijo...

Querido Chimichambo: a ratos, tampoco se muy bien lo que digo, vamos a decir que estoy en fase experimental, probando a ver por dónde me llevan los dedos en el teclado. En realidad, podría decir cómo armé el texto y todos se reirían, por lo anecdótico y lo críptico de muchas cosas, pero lo curioso es que simplemente, no iba pensando en lo que decía sino en la emoción que salía y el resultado loco, es justo este... veo que al menos en una cosa no estoy tan perdida, mis lectores y yo compartimos gustos (además del "pasado literario" común), es lindo saberlo, un abrazo.

Paloma Zubieta López dijo...

Comadre hermosa: usté ya se me fue de filo, y ahora soy yo la que está pensando y repensado en aquellos capítulos de Cascarrabias en que llegaban a la tierra de... ¿había un mundo al revés o ya me lo estoy imaginando? ¿Podríamos inventarlo (bueno, no vale decir que en el que vivimos porque no tendría gracia)? ¿Y si lo tomáramos como ese gatillo disparador que andamos buscando o tienes ya alguna otra idea? Muchérrimos besitos.

Ivanius dijo...

Ya se me hizo tarde otra vez. Las manchas del soufflé de zanahoria no querían dejar mi pañuelo blanco, uno de los pocos que son afortunadamente lavables porque tiene mis iniciales bordadas con hilos de cabello castaño y rubio. La leontina de oro con nudos de cuero de ternera también pide algo más de mantenimiento, pero no haré caso por hoy; se me hace tarde. El sombrerero no llegó a la cita por quedarse fumando unos cigarros grises de humo acre, y en vez de té prometió llevar una bebida importada de Etiopía o Java, con la que, según él, podremos pasar más tiempo desvelados. No es el reloj, es esta atmósfera llena de ruidos, cacofonía de imágenes que venden píldoras azules para no sé qué, hablan de conductores "designados" y de mil cosas que mejor no entiendo. Es martes, sí, es martes. Para no discutir, llevaré tarta de crema: que cada quien le ponga la fruta que prefiera. Ya se me hizo tarde.

Paloma Zubieta López dijo...

Ivanius querido: como el martes es día de tartas al dos por uno, tengo unos cuantos invitados. Tweedledum y Tweedledee traen, respectivamente, zarzamoras y moras, mientras la Oruga trajo unas setas porque le quedaba más "al pie". Yo traigo galletitas que dicen "cómeme", estoy segura de que lo pasaremos de lujo. También se me ha hecho tarde hoy, pero qué bien la hemos pasado, besines.

EL.ESKRIBIDOR dijo...

Hola:
Nada más lejos de mí entendió, que mi comentario sobre tu relato, pueda interpretarse como algún tipo de crítica, ni es mi deseo ni creo estar capacitado par hacerlo. Cuando reseño que es un magnifico ejemplo de escribir de nada, en realidad he querido reconocerte, aunque quizás no he sido capaz de hacerlo, tu facilidad para escribir algo que produce placer leerlo, sin que para ello hayas recurrido a ningún tipo de argumento o ensamblaje básico que te permita ir dándole forma a tu narración.

Un placer, Paz y Liberta.

Máximo Ballester dijo...

Entro en tu madriguera y qué me encuentro: una ensalada de vos!
Y eclecticamente sazonada, con ingredientes de lo que te sucede, colores de lo que te atraviesa, pensares y sentires que vas salpicando y que cada comensal tendrá que degustar eligiendo su aliño, uniendo texturas y sabores.

¿Paloma en el país de las maravillas? ¿Paloma en el país del queserá?
Paloma reunida, sin duda, en destellos y bocados, toda una variedad. Paloma para armar.

Me encantó, amiga. Te veo en búsquedas y experimentación. Este, bien aprovechado, puede ser un estado celestial.

Se me ocurrió algo, que quiero compartir con vos y es del blog de mi hija Agustina y tiene que ver con Alicia. Te dejo el link:

http://underaheavycloud.blogspot.com/2008/12/quieres-decirme-por-favor-qu-caminodebo.html

Un beso de hoy, que no es de miércoles, es del día que quieras.

Pilar Rico dijo...

Esto me gusta retemucho. Nomás que me quedé intrigada, qué pasa cuando no te dan mi peras ni manzanas hay que comprar todo? O se opta por otro árbol, un poco más generoso. Besos Paloma.

Paloma Zubieta López dijo...

Querido Eskribidor: nada más alejado de la realidad. Agradezco infinito tu comentario porque para mí, es una opinión tan válida como cualquier otra y por otro lado, me siento doblemente halagada. Claro que me has reconocido (hasta sonrojada me siento) y también has adivinado que este escrito es más bien, producto del dejarse llevar sin ningún mapa de por medio. Vuelve siempre, un abrazo.

Paloma Zubieta López dijo...

Máximo querido: trataremos de sacar provecho al estado celestial de búsqueda perpetua con mimisma para armar. Babeo con lo que has dicho y te agradezco de todo corazón. Me encantó lo de Aguss, ya le pondré luego alguna cosa y claro que venía a cuento. Desde el país de Nunca jamás, besos infinitos porque hoy son todos los días juntos y celebro (no sabes cómo) que estés aquí.

Paloma Zubieta López dijo...

Pilar hermosísima: gracias de veras por tus palabras aquí y allá. Parece que algo se cocina dentro de mí, veremos si cuaja bien. Cuando no te dan peras ni manzanas, una buena posibilidad sería ir directo con la planta de Jumex... Besos mil.

Ramón Arista Reyes dijo...

Hola!!!... 1) eres generadora de escritos... adictivos.. personales.. y abismales, 2) cada linea es un mensaje personal y con destinatario pero intangible para quien no tenga relacion contigo, 3) eres habilisima para entrar y salir del espejo marca L. C., 4)tambien lo eres para crear una realidad alterna para cada lector... y 5) y no menos importante: FELICITACIONES!!! por lograr el objetivo planteado!

Paloma Zubieta López dijo...

Ramón hermoso: ¡híjoles! ¿Será posible? Son muchas cosas lindas para digerir todas de una vez: 1) no lo sé, pero me gustaría, 2) creo que me conoces demasiado, 3) es marca ACME, jaja, 4) ojalá y 5) gracias de todo corazón. Muchérrimos besos de Sam y míos, con todo el cariño que ya se sabe y más.

Ramón Arista Reyes dijo...

Solo para decirte que no es marca ACME... la marca a la que me refiero es L.C.: Lewis Carrol... de Alicia en el espejo! jeje!!.... por otro lado creo deberias confiar y creer en tu creciemiento como escritora

Paloma Zubieta López dijo...

Queridísimo: gracias por la corrección, es que de pronto me hice bolas. Ok, trataré de hacerlo, obrigado e beijinhos no seu coraçao com muitas saudades.