jueves, 7 de mayo de 2009

Jueves

Te recuerdo, Jueves, con la cara al viento y feliz. Impertérrita ante los devenires de la vida, mirabas la campiña llena de sueños mientras el caballo corría a todo galope. Eras una diosa de otro mundo y dabas sentido a lo que tocabas con tu luz. En aquel entonces, ya mostrabas una voluntad de hierro que con el tiempo, sería parte sustancial de tu carácter. Los años pasaron y te convertiste en un delicado capullo que tus padres se empeñaron en guarecer, con justa razón pues conocían tu valor. Sin sombra de malicia, una sonrisa hechizaba a los jóvenes que te perseguían sin cesar por doquier que fueses. Cuando aparecías en cualquier reunión de sociedad, causabas un alboroto digno de mención entre los caballeros, mientras las jóvenes suspiraban por alcanzar tus dones y alguna que otra dama, ardía de celos ante tu belleza. Solícita con todos, nadie tenía reproches hacia tu conducta y eras un estandarte de la buena educación.
Fue en aquellos días cuando resolví acudir a tu presencia para confesar mis más recónditos sentimientos. Nunca olvidaré la turbación en tu rostro ni las mejillas encendidas, mucho menos aquellas palabras que mencionaste y que hundieron mi corazón en un terrible abismo. ¡Qué hubiera dado por jamás escuchar eso que salía de tu boca! Abandoné la finca a toda prisa sin despedirme de nadie y durante muchas lunas, traté de ahogar mi pena, pero tu fantasma me perseguía a sol y a sombra y no daba muestras de volver a dejarme vivir. En tal estado, resolví escapar de tus influjos malignos hacia tierras lejanas para dar consuelo a mi alma destrozada.
El destino me castigó al ser el único sobreviviente de aquel naufragio. Y aquí estoy, en esta isla olvidada, escribiendo mientras las horas pasan para tratar de borrar toda la memoria que aún queda de tí. Tuyo por siempre, Robinson.

Imagen que acompaña en sobreelmundodelcine.com/.../

7 comentarios:

Ivanius dijo...

Lo triste del caso es que se necesitaron varios naufragios... a cambio, la "inmortalidad" y ser considerado ejemplo de (¿ingenio? ¿creatividad?) locura, eso que le ocurre a los hombres cuando creen saber exactamente cómo vivir sin ellas.
Y pensar que todo se habría resuelto con una estampilla....

Víctor Gayol dijo...

Andas muy creativa, Palomita... besos niña.

Paloma Zubieta López dijo...

Querido Ivanius: los naufragios no es que se necesiten, sino llegan muchas veces cuando menos te lo esperas. O al menos, es lo que me parece. Creo que el correo en aquella época era muy lento... besitos.


Víctor querido: siempre que se tiene tiempo, la gelatina cuaja distinto... muchérrimos besos de estos lares.

Pelusa dijo...

Tanto tiempo, textos y personajes inmortalizados despues, y aun no aprendemos que las distancias, mas que curar, agudizan los males del corazon...
Muy lindo, Palomita!

Paloma Zubieta López dijo...

Tienes toda la razón. Es que somos bastante reincidentes, Pelusilla, y nos tropezamos con lo mismo toda la vida. ¡Gracias, querida!

Mara Jiménez dijo...

Me surgió la duda, en cuanto terminé de leer, de sí habría valorado tanto los atributos y la belleza d ejueves si la tuviera cerca. ¿Serán estos, los ensayos de la soledad irremediable?
Un beso comadre.

PD: Llego tarde, porque además de las foraneas visitas... Titania ha caído en un coma profundo (mi compu). Ya enviaré esquela o nota de recuperación.

Paloma Zubieta López dijo...

Comadre: puede ser, pero nunca lo sabremos... Sin lugar a duda, lo son. Lamento terriblemente situación de Titania, envío mis mejores deseos de recuperación y confío en que todo haya sido un éxito con las visitas. Muchos arrumacos y besitos.