viernes, 8 de mayo de 2009

Al filo

Correr, correr y saltar obstáculos, soy un amasijo sumergido en la adrenalina. Cuando me cuelo entre los arbustos, siento cómo la piel recibe algunos pinchazos de las matas que atravieso. El aire frío se clava como puñales en mi cara, mientras los orificios nasales se expanden. Los únicos sonidos que me acompañan son el de mis pasos frenéticos sobre las hojas secas y el latido que bombea intensamente y casi emerge a la altura del cuello. Mi cuerpo se ha transformado en una máquina donde el corazón reparte juego entre las piernas y los pulmones. A veces, el sudor me nubla la vista por un momento; sin embargo, mis pies se suceden en el atropello como si nada pudiese detenerlos. Un dolor agudo me dobla al tiempo que caigo al suelo; una piedra, un tronco o cualquier cosa se ha atravesado en mi camino. Siento cómo arden las palmas al rasparse pero casi instantáneamente, me levanto y continúo avanzando. Imagino mi cara al rojo vivo, debo parecer un loco. La ropa empapada se me pega al cuerpo a cada zancada pero sigo corriendo. Ahora una cuesta aminona mi paso, la grava suelta hace que pierda el equilibrio y no quiero volver a caerme. Trepo ayudado por mis brazos y son mis muslos quienes se quejan del esfuerzo. Un poco más, les pido. Cuando alcanzo la cima, no me detengo a mirar atrás y sigo mi carrera. Debe haber bajado la temperatura por el vaho que sale de mi boca. El ritmo desenfrenado está por llegar a su fin cuando los calambres comienzan a anunciarse. Yo sólo me mantengo corriendo y procuro no hacerles caso; a lo lejos, se divisa un camino.
Un disparo rasga la noche y un cuerpo se desploma. Después, sólo silencio y la luz de la luna.

Imagen que acompaña de meinsache.blogspot.com/2008/08/sueos-el-bosqu...

18 comentarios:

Anónimo dijo...

mmmmmmm....Crepúsculo.....tirando a remi en metamorfosis de hombre lobo Kafka???

Paloma Zubieta López dijo...

Me parece, Anónimo, que te has equivocado de lugar para el comentario o que leiste otro texto porque no entiendo de qué hablas, sinceramente. De cualquier manera, gracias por pasar y dejar tu opinión.

Pelusa dijo...

Pos a mi me gusto mucho la descripcion. En el Df solia correr kilometros por el mero gusto de sentir mi cuerpo funcionar a tope, y me hiciste acordarme de las sensaciones muy bien!

Pelusa dijo...

Ah! Besos!!

Ivanius dijo...

Ültima digresión Disney de la semana: Me recordó a la mamá de Bambi. Snif.

También me hizo pensar qué hubiera sido del Señor de los Anillos con armas de fuego. Imaginé un Gollum francotirador persiguiendo a una cuadrilla de hobbits, y me dio escalofríos. Come to us, my preciousss, come to usssCreo que este fin de semana no debo ver películas. :)

Muy buen texto, Paloma. Besos.

Paloma Zubieta López dijo...

Pelusa queridísima: perdón la imprudencia pero ¿por qué allá no sigue corriendo? ¡Anímese! Muchas gracias con sus besazos correspondientes.


Ivanius: no me hagas acordar de la mamá de Bambi que lloro... Tu mix de Rambo con Tolkien está muy raro y nop, además de no ver películas el fin de semana, recomendaría el método de la silla (estar amarrado a ella) por si las ideas brillantes. He estado a punto de decirte en qué pensaba cuando escribí el texto (cero influencias Disney), pero perdería la gracia. A lo mejor, en una esquina de domingo me lo sacas... Gracias mil y besos.

Paloma dijo...

Paloma: Ahora sí he leído muchos de tus textos y la mayoría me encantan, escribes muy bien y mucho de tí, claro como debe ser, de la única manera que puede ser. Siempre he pensado que hay que ser valiente para escribir y que te lean, pero vale la pena hacerlo y es generoso el que lo hace... a mí me gusta escribir y lo hago, pero siempre en manuscrito y para úna única depositaria, nunca lo he compartido más que con una persona cercana y querida... el leerte me hace pensar que vale la pena compartirlo y reflejarse en lo que ven los demás de lo que escribes.
Gracias por compartirlo.
Paloma

Paloma Zubieta López dijo...

Querida Paloma: primero que nada, bienvenida y me da gusto que hayas pasado por aquí. Gracias por todo lo que dices y confío en que nos encontremos más veces. Beso grande hasta allá con cariño.

Máximo Ballester dijo...

AYYY, me metí en un sueño y me perdí entre el follaje frío... Ahora hago un esfuerzo desesperado por alcanzarme, sino no voy a poder dejarte comentario, y es más: creo que olvidé los ojos en esa imagen desoladora de nieblas.
Me encantó, Paloma!

Un beso larrrgooo!

Paloma Zubieta López dijo...

¡Máximo querido! Estoy tranquila porque veo que con trabajos, pero lograste llegar a la otra orilla... ¿dónde están tus ojos? :o) Gracias de verdad, muchos arrumacos y besitos voladores.

Mara Jiménez dijo...

Y en el transcurso de esa ráfaga, la sabgre descansó y fue directo al corazón, para llenarlo de vida en ese último aliento de vida... por eso el cuerpo cayí, no por el tiro, sino por la ausencia de sangre en los músculos de las extremidades.
Genial Palomita, as ever, y en algún momento pensé que huía de él mismo, no sé por qué...

Chapeu , comadre.

Paloma Zubieta López dijo...

Mara queridísima: ¡Ah, qué buena idea comadre, merci beacoup! besotes.

Lena dijo...

Palo queridisima...

Ya... soy adicta!!!! Me meti al grado que sude frio!!! Que adrenalinazo!!! Gracias!!!

Besitos!!!

Paloma Zubieta López dijo...

¡¡¡¡Lena!!!! ¡Siempre es un gusto tenerte por aquí! (aunque te haga sudar frío y todo)... No tienes nada que agradecer, al contrario, vigila tu adicción *carcajada con chispas de chocolate*, besos mil.

Capitan Frio dijo...

Si, yo también me sentí animal perseguido -mi papá me llevaba de cacería-, que profunda identificación con una presa.

Me encanta!

Mil besotes!

Paloma Zubieta López dijo...

Queridísimo: muchas gracias por tu comentario y me encanta que esa haya sido la identificación porque era lo que tenía en mente... millón (vamos a la alza) de besototes.

Gwynette dijo...

El otro puse un comentario, y San Blogspot se empeñó en que no !..y ganó !! :))

Tiene un crescendo tremendo!...está muy bien escrito!!

Pienso que el anónimo primero, ha visto a un hombre lobo agitado tras la luna, hasta que un disparo certero detiene su carrera...

Besos para ti, Paloma

Paloma Zubieta López dijo...

Gwynette querida: a veces son así los caprichos de la tecnología, ni hablar, paciencia. ¡¡Gracias!! Procuraré seguirle. Sobre el anónimo, ya se lo contaré porque ayer descubrí quién era... jaja... muchos besos también de acá.