viernes, 29 de mayo de 2009

Doble o nada

— ¿Doble o nada?— pregunta la chica sonriente.
Un escalofrío recorre su espalda. Los músculos se tensan. Una gota de sudor baja por la patilla y alcanza el cuello, mojando la camisa. Siente el latido del corazón golpeándole las sienes, mientras su pie izquierdo se mueve al ritmo de un tambor de batalla. Está quieto pero expectante, como un cazador agazapado. Es ahora o nunca.
—Doble­—, se escucha decir con lo que le resta de voz.
Fracciones de segundo que parecen años, la mirada sigue la ruleta, la mano aprieta el canto de la mesa, la respiración se detiene. Cuando la bola blanca cae en las negras, sabe que lo ha perdido todo y se desploma, víctima de su propia avaricia.

Imagen que acompaña en twentydur.bytez.org/.../.

9 comentarios:

Pelusa dijo...

Ya, pero decir "nada" es como ceder, no? Pa'eso no voy a jugar...
Buena descripcion, como siempre, Palomita!
Besos mediterraneos!

Paloma Zubieta López dijo...

Tienes razón, Pelusa querida, pero como había que darle dramatismo, pues eso... la verdad, a mí no me gustan estos juegos, no sé por qué me dio por escribir sobre ellos, pero acá, todo se vale, jeje... Besos de atardeceres rojos en los que se acostumbran tus ojos como el recodo al camino.

Adolfo Payés dijo...

Un gusto haber encontrado tu blog. te sigo para poder leerte con mas frecuencia..

te dejo mis saludos fraternos con mucho cariño
un abrazo muy grande

que tengas un buen fin de semana

Paloma Zubieta López dijo...

¡Bienvenido, Adolfo! Al contrario, es un gusto tenerte por aquí, espero que lo disfrutes, buen fin de semana también y otro abrazo.

Mara Jiménez dijo...

Avaricia? Me suena a juicio... un poquito... SE juega, y se gana o se pierde, y ya está. Pero me quedo con el instante, este retrato del aduda y el poner en juego la espectativa de vivir. un BESO COMADRE.

Ivanius dijo...

Poco a poco, los testigos se alejan; el ruido de las mesas se normaliza. Y el croupier vuelve a lanzar el reto: Hagan sus apuestas, señores...
La bola está en juego.

Paloma Zubieta López dijo...

Mara querida: sip, tienes razón... pero era lo que le hizo seguir adelante. Besote con cariño,

Ivanius: and the show must go on! Un abrazote.

LicCARPILAGO dijo...

Debe haber sido mucho lo apostado.

Paloma Zubieta López dijo...

¡Hola Lic! *Carcajada* Parece que era todo lo que tenía... un abrazote.