sábado, 29 de noviembre de 2008

Vorágine de todos los días

Para leer este texto como fue concebido, recomiendo escucharlo con la composición de Karl Jenkins del Dies irae a partir de la que se creó, que por cierto, me encanta.

(Percusiones estruendosas marcan el ritmo alucinante)

Abro los ojos. Salto de la cama. Café, baño, no olvidar pagos ni el libro pendiente. Los minutos cuentan, la inclemencia del reloj que cada vez pasa más rápido. Pantalones, zapatos, chongo veloz, de los aretes ni me acuerdo. Chamarra, mochila, bolsa, botella de agua, salgo al frío cuando el sol ya asoma.

Dies irae, Dies illa...

Saludo al perro, saludo al vecino, saludo a Juan Carlos, saludo al poli y salgo. Hace falta cargar gasolina pero justo ahora, no da. Sonrío y pongo cara de idiota para que este señor me deje pasar, funciona. Con la "tanque" del coche verde, no hubo suerte así que espero un poco y paso después. Me siento en el tiempo de "la hora Haste, Haste de México", mientras a lo lejos, los volcanes. La hilera de coches que nunca terminan, los rojos se suceden, no hay remedio. Vuelta, tope, coladera, este autobús es un plomazo. Microbús parado, comenta con uno de a pie, que avance por favor. Tope, otro tope, subida, tope y tope.

...Dies irae, Dies illa, Solvet saeclum in favilla...

Llego, salgo, subo, entro, hablo, salgo, bajo, subo, entro, hablo, salgo, bajo, subo, entro, hablo, salgo, bajo, entro, subo, leo, bajo, salgo, salgo más, fumo, entro de nuevo, subo, entro, hablo, salgo, bajo, entro, firmo, salgo y me voy. Todo sin pausas y mientras las horas se escapan, que no se me olviden los pagos.

...Quantus tremor est futurus, Quando judex est venturus...

Bajo, hay mucho tráfico para variar. Gasolina, aguacates, queso, flores, cajero, pagos. Hace calor. Olvidé nota de la gas, mañana paso de nuevo. Lista, súper, florero, refrigerador, olla y sartén, calentar, comer, no hay tiempo para lavar los trastes ni guardar todo, suena teléfono (¡ahora, no!), me lavo los dientes y salgo otra vez. Camino hacia arriba, me doy cuenta de que me dejé el libro de nuevo, ¡chale! No puedo volver, ni modo.

...Tuba mirum spargens sonum...

Llego, subo, saludo, enciendo, checo, café, resuelvo enlaces dobles y triples, me llaman a junta.

...Dies irae, Dies illa...

Salgo de junta, comienzo trabajo con ecuaciones cuadráticas, salto a los derechos, de vuelta a las gráficas, coca cola y pepitas, fumo, correo, hago tabla, pasa de la medianoche, checo, apago, salgo, hace frío, calle cerrada, vuelta inmensa.

...Quem patronum rogaturus, Cum vix justus sit securus?...

Llego, guardo el súper, ceno, pijama, calificaré mañana, me acuesto.

...Dies, dies, dies irae...

Fiesta arriba, no puedo dormir.

...Dies, dies, dies, dies...

Amanece.
Va de nuevo.

8 comentarios:

Mara Jiménez dijo...

Agotada, agotada, agotada, agotada, menos mal que te haces acompañar de arcodes para salpimentar este huracán amiga. Pero también, la inmovilidad no te va, jejejejejeje. Un beso.

Paloma Zubieta López dijo...

Carcajadísima... bueno, pero al menos, de cuando en cuando también me gusta la contemplación, besísimos.

Ivanius dijo...

Ehm... espérate, ya, ya cargó. Ora dale play. Sí, la flechita...
...

¿Qué ibas a comentar?
Ya no lo sé, de pronto me acometió la prisa. ¿Pero ahora cómo le hago...? ya, no, no importa. Igual tengo en el aipod "4 mains" de Wim Mertens para ocasiones como ésta.
Sí, ya sé que no es el de Mozart. ¿Pero a poco allí se acabó la música?
(ring) ¿Bueno? ¿Qué, a qué hora llegas? ¿no que tenías prisa?
Sí, mujer, sí, espérate, ya mero acaba. No, nada, aquí en la compu... Ya, ya me voy. espérame en la puerta. (click)
Apenas me alcanza el tiempo. Pero es que esto de los blogs también tiene su chiste...

Paloma Zubieta López dijo...

Carcajadísima, don Ivanius... besos mil porque acá me están invadiendo hordas de ranas.

José Hamra Sassón dijo...

En los aguacates ya me hubiera pegado un tiro... Pero qué ajetreo Paloma!

Paloma Zubieta López dijo...

Querido José: como diría mi madre "a todo se acostumbra uno menos a no comer"... eso sí, cansa y harta, ni pex. Muchos besos.

EL.ESKRIBIDOR dijo...

Estimada amiga: ¡oju el de la lu!, por este país nos reprochan con frecuencia a la gente del sur, que no hay manera de entendernos, por que nuestro Español el que cotidianamente hablamos es un Español supersónico o lo que es lo mismo hablado a gran velocidad y descartando alguna que otra parte de la palabra que encadenamos, y les doy la razón pero que vamos a hacerle es nuestro modo de expresión.
Esto viene a colación por que si como suele decirse nuestro modo de comunicación es supersónico, tu modo de vivir es meteorico, y dado los años que ya tengo puedo afirmar que nada sano, por no decir insano, claro que también debo reconocerte, que me ha costado darme cuenta de ello cuanto menos, cuarenta años.
De manera que emulando a nuestra Ministra de Fomento la ínclita Dª Magdalena Álvarez (del sur por cierto). Desacelerar lo acelerado puede incitar a acelerarnos pero dada la necesidad de que la aceleración no se siga acelerando, de modo inminente se hace imprescindible tomar medida, que produzcan una acelerarte disminución de esta.
No puedo decir que en su comparecencia ante la comision del Parlamento, se estaba refiriendo a la velocidad, mas bien hablaba de las preediciones de una fuerte tormenta de nieve, que paralizo el aeropuerto de Barjas, pero lo que si puedo afirmar es que tanto a los de su partido como a los de la oposición los dejo “tiesos” con el trabalenguas. Y es que esta “tia” como dice la gente joven vale una “jarta o lo que es lo mismo un Potosí, como intuyo por lo que leo te pasa a ti.
Concluyo que me enrollo. Ya se sabes desacelerar lo acelerado….

Un placer leerte

Paloma Zubieta López dijo...

Querido Eskribidor: luego de terminar carcajeándome con lo que dice la Ministra de fomento, un Potosí realmente (lo de jarta no lo conocía, pero viene bien siempre saberlo) de los que abundan por este otro lado del mar,te digo que no te has enrrollado y has sido clarísimo con tu mensaje que de hecho, es una meta para este año porque si no, no se puede vivir y estoy más que consciente de ello. En esas andamos, gracias por el consejo y es un placer saberte de nuevo por aquí, un fuerte abrazo.