lunes, 22 de septiembre de 2008

Homenaje a mi testarudez

Dije repetidas veces: Usted está aquí.
Mucho más tarde entendí que en realidad, estaba en otro lado.

6 comentarios:

Viviana dijo...

Mi querida Paloma:

Me he estado dando vueltas en tu blog, aunque he andado un poco desaperecida. Te felicito por tus crónicas y espacios. Me doy cuenta, además, de que tienes unos gustos excelentes en literatura(jaja, comparto muchos de ellos). "El dios de las pequeñas cosas" es una de mis novelas preferidas de todos los tiempos. No la conoce mucha gente por desgracia. Otra tema para hablar en nuestra próxima reunión.

Besitos y felicidades por el blog.

Paloma Zubieta López dijo...

¿Así que de puntitas? Por eso puse el contador, para detectar cuando caminaras despacito por aquí, carcajada! Es un placer saber que AMBAS compartimos el refinado gusto, tendremos que charlarlo en la próxima reunión antes que los alcoholes del Tatoo nos lleven a otra dimensión. Muchérrimas gracias querida, you're always welcome here! Besos mil.

lily dijo...

qué bueno que habilitaste anónimos y url, no porque no piense identificarme pero lo de url me sirve porque el p... blogger nada que reconoce la contraseña que según yo le puse... y bueno! el asunto es que qué bueno porque ahora sí: al comento sabroso! Besos

Paloma Zubieta López dijo...

Usté ni se preocupe por la identificación, que ya está bastante identificada por estos lares. No tengo NPI de lo de los URL's, pero como ando buscando a Poncho pa' que me ayude con algunas cositas técnicas, si se algo, te aviso. Bienvenida seas, nótese la alfombra roja a tus piés y los besos revoloteantes sobre tu cabeza.

González dijo...

Felicidades por todas las posibilidades que abres atimisma y a los que nos invitas a zambullirnos en todos los pretextos de tu blog.
salud

Paloma Zubieta López dijo...

¿Y cómo no iba a invitar a zambullirse en mis experimentos a aquellos que caminan junto a mí? De alguna manera, son parte de todo esto, lo sabes bien. Es un placer tenerte aquí y saberte acá, gracias de veras y ¡salud!